Carlos Cañete nos cuenta como fue victima de la discriminación por el simple hecho de no poseer uno de sus sentidos.

NECESITAMOS UNA LEY CONTRA TODA FORMA DE DISCRIMINACIÓN