Mi nombre es Myriam, trabajo en un ente público, empecé a trabajar hace 18 años en el mismo, me hicieron un contrato de locación de servicio por 2 años, este mismo no sirve para antigüedad. Luego me hicieron firmar el contrato ocasional donde solo me reconocen 16 años de  trabajo.

Entré cuando tenía 44, y me dijeron que el tope para ser nombrada es de 45 años, pero hubo casos donde se nombraron personas mayores a esa edad.

Hablé con todos los presidentes, pero no hicieron eco a mis reclamos, y hoy a casi de cumplir 64 años nunca obtuve mi nombramiento.

Hoy gano mucho menos que mis colegas que si están nombrados y aparte de eso no tengo lo mismos beneficios.

Sentí la discriminación porque me argumentaron siempre que no me nombraban por mi edad.

Estoy con serios problemas de salud, pero no puedo dejar de trabajar ya que no cuento con otros ingresos.

Siempre que busqué alguna solución lo único que encontraba eran trabas.

Cada vez que hay un aumento de sueldo en mi dirección mis compañeras y compañeros festejan y yo tengo que quedarme callada y me siento mal, porque yo hago el mismo trabajo que ellas y ellos y por no ser nombrada y por mi edad percibo menos y no tengo los mismos beneficios.