Discriminar es actuar en detrimento de otro/a, por sus características como persona, color de piel, sexo, apariencia física, etc, que impida que esta persona disfrute de uno o varios de sus derechos.

¿CUANDO NO HAY DISCRIMINACION?

No discriminamos cuando evaluamos el desempeño o la capacidad del otro si al contratar la persona evaluamos sus méritos académicos o profesionales, reprobamos a un alumno/a basándonos en su desconocimiento de la materia, etc.
El mero hecho de un trato diferente, no implica discriminación si no hay menoscabo de derechos.

No se considera discriminación sino diferencias de trato legitimas a las medidas especiales que tengan el fin de asegurar el adecuado progreso y acelerar la igualdad de hecho de grupos o personas tradicionalmente discriminados; siempre que estas medidas cesen una vez alcanzados los objetivos propuestos.

CARACTERÍSTICAS COMUNES DE LA DISCRIMINACIÓN:

  • El desconocimiento del “otro”, de la “otra”
    La mayor parte de las discriminaciones se producen cuando se desconoce que quienes integran un ore especifico son iguales a mí que pertenezco a otro ore. La igualdad es importante justamente entre diferentes, ya que se trata de una convención social, de un pacto, según el cual se reconoce como iguales a quienes pertenecen a distintos sexos, razas, etnias, edades, clases sociales, etc. muchas veces, cuando se quiere menoscabar la idea de igualdad se recurre a la acepción que esa palabra también tiene en castellano que es la de ser idéntico, uno igual que el otro.
  • Superiores e inferiores
    Esta potente idea detrás de la falta de reconocimiento es también reconocida como jerarquización y consiste en la consideración de que hay personas, culturas, lenguas, sexos, opciones sexuales, edades, adscripciones políticas superiores a otros/as. Lo más grave es que esa dialéctica de superioridad-inferioridad no se basa solamente en la fuerza o en el pensamiento de quien discrimina, sino que mediante leyes, normas, educación, religión, las personas discriminadas también llegan a sentirse inferiores.
  • La naturalización
    Las relaciones sociales son construcciones de las comunidades humanas. Pero cada sistema de dominación cultural, política, social o económica trata de naturalizar esas relaciones. Es decir, se considera que las jerarquías y el lugar que cada cual ocupa son producto de la naturaleza o designio divino. De esa manera, quien analiza esas relaciones o se opone a ellas aparece como alguien que subvierte un orden naturalmente establecido. Así, la gente convive con viejas y nuevas formas de discriminación y de desigualdad social. En la lógica de la naturalización de las relaciones sociales discriminantes se tiende a esencializar al ore discriminado, a estereotiparlo. Es decir, se considera que todas las personas que forman parte de ese ore son por naturaleza de cierta manera y no pueden ser de otra.
  • La invisibilidad
    No solamente son invisibles muchas discriminaciones sino que generalmente lo que se hace con los colectivos discriminados es invisibilizarlos, aunque sean grandes grupos sociales. No se ve a esos ore en los lugares de prestigio, ni en las primeras páginas de los periódicos, tampoco aparecen en los libros de historia. Sus aportes a la sociedad son desconocidos, ni figuran en las estadísticas y desparecen del lenguaje.

Hay casos en que la desaparición se dio por voluntad política, como cuando el stronismo prohibió las imágenes de personas con discapacidad en la televisión. Pero generalmente se las ignora sin quererlo. Los pueblos indígenas, por ejemplo, aparecían en los libros de historia como los habitantes de antes de la llegada de los españoles y durante la Conquista. Pero no están en ninguna historia independiente del Paraguay.

El lenguaje en una de las principales formas de invisibilizar, haciendo que la norma supuestamente incluyente de todas las diferencias sea la del grupo que tiene el mayor poder, como se ha analizado en cuanto al lenguaje sexista. Pero el lenguaje no solamente encubre, sino que también puede agredir, degradar, generar animadversión.

  • Ser convertido en un particular
    Uno de los mayores problemas que se enfrentan al tratar de desmontar discriminaciones es que las sociedades tienen ideas sobre quiénes son los “normales” de la sociedad y todos los demás son los diferentes, los otros, con relación a esa normalidad, aunque pudiesen ser mayoría poblacional. Desde una perspectiva de derechos humanos, el problema se puede observar en torno a dos tensiones: una entre lo universal y lo particular, y la segunda entre derechos individuales y derechos colectivos.

Se ha considerado como lo universal al sector que es la norma y a lo que afecta. Otra dimensión del problema es que se pensaban las normas exclusivamente desde la perspectiva de quien se consideraba como el universal. Hoy resulta insostenible una universalidad pensada solamente en y desde un particular, que no integre a las diferencias como población, como perspectiva, como intereses, como sujetos de derechos.

  • La exclusión
    Una consecuencia, que es a su vez causa del mantenimiento de las discriminaciones, es la exclusión de las poblaciones discriminadas. Esa exclusión se refiere principalmente a su ausencia en las instancias de poder y prestigio, tanto político como social, económico y cultural. La visibilización de la discriminación ayuda a desnaturalizarla. Es decir, si se logra construir datos y mostrar analíticamente la exclusión, se contribuye a concienciar sobre la existencia de esa exclusión y, por lo tanto, a pensar y tomar medidas remediales. En ese sentido, las acciones afirmativas o positivas, constituyen alternativas que podrían emplearse másalláde los ámbitos laboral y político.
  • La asimilación
    Uno de los mayores riesgos que se debe tener en cuenta a la hora de desarrollar políticas antidiscriminatorias consiste en que pueden convertirse en políticas de asimilación y no de integración de las personas de los ore discriminados con sus propias características. La asimilación busca que “los otros y las otras” se parezcan a quienes son la norma, que adopten su lenguaje, sus modales, sus formas de comunicación y sus ideales estéticos. Detrás de este tipo de política está la idea que se acepta al diferente en tanto y cuanto sea similar. No se piensa en los colectivos discriminados como sujetos que deben respetarse y que tienen derecho a ser autónomos. Antes bien, lo que se hace es despojarlos de las características propias y generar dependencia.

Fuentes:

  • Respeta mis derechos, respeta mi dignidad: Módulo 3: Los Derechos Sexuales y los Derechos Reproductivos son Derechos Humanos. Amnistía Internacional, 2015.
  • Guía para docentes sobre no discriminación: Lo diverso está en nosotros. Red contra Toda Forma de Discriminación. Marzo, 2012.