Por: Lidia Núñez de ParIgual |

Era una hermosa y cálida mañana de febrero sobre Asunción con un sol radiante. El novio esperaba nervioso, ansioso, feliz; queriendo ver a su novia entrar hermosa y plena por la nave de la Iglesia. Los invitados ya estaban prestos con sus cámaras y sus retinas para capturar en la máquina y en la mente ese momento único y especial en que dos personas deciden unir sus vidas, para dejar de escribirlas por separado y convertirse en un solo libro, en un solo argumento.

La novia mira con detenimiento las calles de Asunción, las casas viejas y nuevas, los edificios, las historiasy las personas que se cruzan con ella en ese trayecto, para muchas de las cuelas es solo un día más, pero para ella no.
Todas las sensaciones las vivía con intensidad desde el auto que la traslada a la Iglesia, a ese encuentro ansiado con su compañero de vida, con la persona que eligió para apoyarse sin condiciones en sueños, utopías, desafíos y momentos de interminable felicidad.

Por fin la llegada a la Iglesia. Sin embargo, el acceso al lugar donde ocurriría el evento más importante de su vida era un espacio público que la recibía de manera poco gentil, interponiendo una barrera física y generando la imposibilidad de llegar hasta su amor. La novia usa una silla de ruedas para movilizarse porque tiene una discapacidad física. Y aunque los padrinos e invitados permitieron que ella llegue hasta la entrada e inicie su desfile hacia el ansiado SI QUIERO, donde el abrazo y el beso de su novio le devuelvan la dulzura del momento después de ese trago amargo, la realidad es que esta situación se repitió, se repite y se repetirá en muchas ocasiones en la vida de la novia.

Así, actores, voluntarios, realizadores, técnicos y, por supuesto, curiosos se congregaron en la Catedral de Asunción para donar su tiempo y su talento para grabar el audiovisual de la organización ParIgual.

Basados en la idea de una hermosa historia de amor que se sella frente al altar, se construyó el argumento de este material desde la visión de que todos y todas tenemos derechos que deben ser respetados.

En una ciudad como Asunción, escenario del material – aunque la situación se repite en todo el país – prácticamente no se consideran a las personas que tienen algún tipo de discapacidad. Y las barreras no son solo físicas o de infraestructura, sino también tienen que ver con la actitud de los demás ciudadanos hacia otros de sus iguales que tienen una condición de discapacidad.

Se calcula que aproximadamente el 11% de la población de Paraguay tiene algún tipo de discapacidad, sin embargo la cuestión más preocupante es que no hay suficientes políticas del Estado que incluyan a esta población desde la garantía de sus derechos más básicos, como el acceso pleno y efectivo a sistemas educativos que se adapten a sus necesidades académicas, o una cobertura de salud sin costos, o el acceso a la independencia económica desde la oportunidad de tener un trabajo,o que se brinde simplemente la posibilidad de trasladarse de un lugar a otro de forma autónoma porque las calles, los semáforos y el trasporte público lo permiten.

El material, de un minuto y medio de duración, tiene como objetivo crear conciencia sobre la necesidad de garantizar y respetar estos derechos de desde la familia, la sociedad y el Estado a través de la generación de políticas de inclusión.

Este trabajo fue posible gracias a la masiva participación de personas y empresas voluntarias, comprometidas con la promoción de los derechos de las personas con discapacidad como sujetas de derecho.

Audiovisual inclusivo

El material está disponible en dos versiones, una de ellas contiene audiodescripción, una técnica de adaptación que permite que las personas con discapacidad visual puedan tener acceso al cine y otras manifestaciones culturales audiovisuales. Es importante destacar que no se tienen registros recientes del uso de audiodescripción en materiales audiovisuales de acceso público en Paraguay. Por lo que creemos esto puede ser la motivación para que otras instituciones públicas y privadas, productoras y medios de comunicación propongan esta alternativa inclusiva a partir de la difusión de este material.

El audiovisual se puede ver a través de medios de comunicación, redes sociales. (Facebook.com/parigual y twitter@ParIgual) y el canal de Youtube de ParIgual. Asimismo, circula una versión para Whatsapp.

ParIgual y su trabajo por la inclusión

ParIgual es una organización integrada por personas con y sin discapacidad que viene trabajando por los derechos de las personas con discapacidad desde el año 2007, buscando la incidencia en políticas de inclusión desde el apoyo a iniciativas privadas y públicas, y la generación y promoción de proyectos propios. Como miembro activo de la sociedad civil organizada, ParIgual ha conseguido espacios muy importantes en el debate sobre la inclusión, la tolerancia y el respeto.